Capitulo III

 
 
Establecimiento de la plantación    

Preparación del suelo para la plantación

   

La preparación  facilita el desarrollo de la plantación, permite la penetración y el desarrollo de las raíces, corrige estructuras defectuosas del suelo, elimina la capa endurecida que impide la penetración de las raíces y del agua, aumenta la capacidad de retención de humedad en los suelos mediante una mejora en la infiltración, disminuye de la escorrentía superficial y aumento de la profundidad efectiva del suelo, aumenta la aireación y facilita las labores de plantación o siembra.

La preparación del suelo incide en el éxito de la reforestación. La preparación puede realizarse en toda la superficie, líneas o en fajas, o en el hoyo. La elección de la opción depende de los requerimientos y carencias del suelo, la pendiente y el método de plantación.

Otro criterio de preparación, es la profundidad, considerada baja entre 0 y 20 cm., media entre 20 y 40 cm. y profundidad alta entre 40 y 60 cm., conviene más profunda cuando existan mayores sequías o con los suelos que presentan limitaciones como horizontes impermeables, compactación o pedregosidad. La preparación mecanizada normalmente da mejor resultado en el establecimiento del repoblado que el ahoyado manual.

En terrenos tractorables, el arado y doble rastrillado se utiliza para remover los pastos densos, tal preparación induce un notable mejoramiento del crecimiento, reduce el número de limpiezas necesarias después de la plantación.

En uno de sus plegables informativos, Smurfit Cartón de Colombia recomienda: Cuando hay mucha maleza o pasto denso, el árbol tiende a crecer lentamente, o puede morir.

 

 

La preparación intensa es más costosa, pero aumenta el crecimiento inicial de los árboles. Es posible un subsolado lineal que consiste en la preparación del suelo mediante la ruptura de las capas profundas por el paso de un subsolador, que puede llevar profundidad variable entre 40 y 60 cm.

Permite aumentar la profundidad útil del suelo, mejora la infiltración y capacidad de retención de agua y rompe las rocas fácilmente disgregables (pizarras, esquistos).

En zonas de pendiente, cuando se realiza según curvas de nivel, produce además beneficio sobre el control de la escorrentía superficial, lo cual es notable con los subsoladores dotados de aletas que forman pequeños caballones.

Tractor para la preparación del terreno                    Rastra

Trazado y marcación

   

Los métodos básicos en cuadrado,  rectangular, curvas de nivel y  tresbolillo. Una vez que se ha decidido el sistema que se va a utilizar, y se ha procedido a la limpieza del terreno, se realiza la marcación para avanzar en las labores de preparación del suelo y la plantación. CONIF, en el Manual de plantaciones, recomienda el sistema de cuadros con pendientes no mayores del 15%, mayores pendientes se recomienda el sistema de tresbolillo o  en curvas de nivel. El trazado en cuadro o rectangular se recomienda en sitios relativamente planos

La marcación se determina por el tipo de preparación del suelo y la densidad. En sistemas lineales, basta con definir la distancia entre líneas, y procurar que la preparación mantenga en lo posible las curvas de nivel, una marcación precisa requiere de tiempo y es costosa, pero permite controlar mejor la densidad y homogeneidad de la plantación.

El trazado en sistemas de rectángulo o cuadrado, se realiza normalmente usando una escuadra y cuerdas templadas, en las cuales se marcan con pintura o se realizan nudos a la distancia establecida, por ejemplo cada 3 metros, y en cada punto se deja una estaca u otro método que señale a los ahoyadores donde quedará cada plato.

Trazado con cuerdas en plantación a 3x3 m

 

El trazado en plantaciones en tresbolillo fácil de realizar, se parte de una línea con la misma marcación de pintura o nudos antes definida y se marcan o estacan los sitios donde van los hoyos. Seguidamente se traza la segunda línea a una distancia de la primera que haga posible que los vértices queden a la distancia que se formen los triángulos, haciendo coincidir los vértices a la mitad de la distancia de las líneas de la primera línea o línea base; también se pueden usar dos varas de la misma longitud, partiendo de las dos marcaciones de la línea base y haciéndolas coincidir el en vórtice, con lo cual se forman consecutivamente triángulos equiláteros.

Muchas especies son susceptibles a la competencia por maleza y pasto; se indican tres métodos de preparación del plato:

Plateo

Luego del trazado se hacen los hoyos marcados, normalmente son de 30x30x30 cm., el tamaño puede ser mayor o menor en dependencia de las características del suelo, si so  suelos sueltos, profundos, equilibrados es posible un hoyo más pequeño, también tiene dependencia de la preparción del suelo, si ha sido mecanizada no se requiere un hueco amplio. En suelos compactados son recomendables hoyos más grandes y profundos, adicionalmente es recomendable hacer un repicado alrededor del hoyo. Hay diferentes tipos de plateado:

· Plato Pequeño: El mínimo de preparación para reforestación es un plato con azadón de 60x60 cm. Con el repique de 20x20x20 cm. en él centro con barretón.  Esto funciona bien donde ha habido rocería con anterioridad y la maleza no es muy fuerte. La gran mayoría de las plantaciones comerciales se han establecido con este método. 

· Plato Ancho: Un plato de 1x1 metro con repique del plato entero con azadón Esto da como resultado un  mejor crecimiento y es muy valioso donde hay un césped denso de kikuyo, yaraguá u otro pasto introducido.


Fertilización

El uso de fertilizantes en la plantación varía con el suelo.

Es aconsejable realizar el análisis de análisis de suelo antes mencionado para dosificar correctamente la adición de nutrientes o correctivos, no obstante, terrenos marginales o abandonados por la agricultura, o suelos completamente erosionados, con frecuencia son deficientes en varios elementos, los más notables son el fósforo (P) y el boro (B).  Se fertiliza el árbol preferiblemente al momento de

Sitio

Fertilizante

g./árbol

Potrero,

NPK: 10-30-10

50

Rastrojo

Borax

5-20

Con las coníferas se ha obtenido  buen resultado con 100 g. de calfos en lugar de 50g. de 10-30-10 en algunos sitios. En todo caso es preferible realizar el análisis de suelos para no equivocarse en la aplicación, alterar las condiciones del suelo, o aplicar elementos o dosis equivocadas o innecesarias.

· Modo de Aplicación: Triple 15, agrimins y Calfos, se aplican por debajo del árbol antes de plantarlo o en un hueco a lado del árbol después de la plantación:

·  Borax: Se aplica en la superficie en corona a 20 cm. de árbol, o en un hueco a un lado de árbol, 20 cm. distante de éste.

Diversas experiencias han evidenciado el efecto positivo de este elemento en plantaciones forestales.

Si se dispone del análisis de suelos, se aplican los elementos en las dosis y formas de aplicación que recomiende el laboratorio, o el profesional que asista la plantación.

La aplicación se prefiere al inicio de la época de lluvia o si se cuenta con riego; al momento del trasplante. Se recomienda aplicar fertilizante orgánico (Compost, gallinaza o similares).

 

La aplicación de los productos debe obedecer a las recomendaciones de las empresas productoras de los productos utilizados.

En la segunda fertilización se escarifica el suelo – plateo- alrededor del árbol, en corona o media corona si está en pendiente, se aplica el fertilizante y se tapa con el suelo de la escarificación.

Segunda fertilización

 

 

Plantación    

Al retirar las plántulas del vivero se llevan a la finca protegiéndolas del viento  y se guardan a media sombra con riego diario hasta plantarlas en campo quitando la bolsa plástica al arbolito antes de plantarlo.

El árbol se planta a nivel con suelo, después se aprieta la tierra su alrededor haciendo presión con las manos. Nunca se deja la bolsa puesta en el árbol.

Errores comunes de una plantación

Fuente: Guía De Reforestación CDMB.

Incorrecta Colocación de la plántula

 

Profundidad de siembra

La colocación de la plántula influye en su desempeño y mortalidad

Plantación de Pinus caribaea recién establecida

Los ahoyadores son una opción para mejorar el rendimiento de la plantación, los hay dobles y sencillos