La Leucaena: Leguminosa Multiproposito, de amplio cultivo

Enrique Trujillo Navarrete (**)
Ingeniero Forestal – MSc.

Blog46

 

Con el fin de brindar a nuestros lectores, información a cerca de algunas de las diferentes especies arbóreas, nativas, sobre las cuales es posible que la industria local considere su aprovechamiento, esta sección la dedicamos a la Leucaena leucocephala, especie perteneciente la familia de las leguminosas, y cuyos indicios de origen se concentran en América Central.

Se trata de una especie que tiene la característica de adaptarse a distintas condiciones medioambientales, en tierras bajas en el trópico y sub trópico y que recibe los nombres comunes y comerciales –en países como México y Puerto Rico–, de Leucaena, tanta, guaje, mimosa o zarcilla.

 

 

 

Condición de Adaptación

Esta especie, que crece en zonas con altitudes de 0 a 1800 metros sobre el nivel del mar, temperaturas entre los 25 y 30 grados centígrados y registros de lluvia anual de 600 a 3.800 mm, presenta como requerimientos para su adaptación, buen suministro de luz, aunque tolera la sombra en estado juvenil; y como característica destacada, su capacidad de resistir a la sequía.

A nivel de suelos, se desarrolla óptimamente en sustratos de pH con niveles de 6.0 a 7.7 –no crece en terrenos ácidos–, fértiles, profundos, arcillosos, franco arenosos o arenosos.

También tolera los suelos superficiales con drenajes de regulares a buenos, y tiene resistencia a los ligeramente alcalinos con tendencia a la neutralidad.

Como limitantes de sitio se ha identificado que la Leucaena es una especie que no resiste las heladas; ni los suelos ácidos o muy pesados, con alta densidad y saturación de aluminio y de bajos contenidos de calcio, así como tampoco los que estén propensos a inundaciones prolongadas o sean suelos compactados.

De igual forma, los estudios han establecido que es un árbol tóxico para rumiantes (bovinos, caprinos y camélidos) si la consumen en exceso, por presentar altas concentraciones de mimosina, sustancia que produce la pérdida de peso, caída del pelo, agrandamiento de las glándulas tiroides entre otros  síntomas.

 

Blog50Manejo de Semillas

Entre las condiciones para obtener individuos sanos, desde las prácticas en vivero, se han determinado las siguientes:

  • Almacenamiento: por tratarse de semilla de tipo ortodoxa, debe ser almacenada en ambientes con contenidos muy bajos de humedad, menores al 8 por ciento, a una temperatura de aproximadamente 4  grados centígrados y a tiempos no mayores a cinco años. También pueden ser conservadas a temperatura ambiente y por más de 1 año, en espacios secos y en recipientes sellados. El proceso de almacenamiento debe realizarse siempre, cuidando de no causar ningún daño en el material vegetal.
  • Tratamiento pre-germinativo: debido a la presencia de una ligera película de cera en la superficie de la semilla, esta requiere inmersión en agua caliente, a 80 grados centígrados, en un tiempo estimado de uno a tres minutos, y ser remojada, posteriormente, en un recipiente con agua fría durante 24 horas. También puede aplicarse el método de escarificación –técnica para debilitar la estructura externa de la semilla–, con lija de agua hasta que la semilla pierda su brillo natural y adquiera un aspecto poroso, dejando luego la semilla durante 24 horas en remojo. Luego de la escarificación se puede aplicar al material, Rizobium, para mejorar el crecimiento y desarrollo de la planta.
  • Plántulas en vivero: en este caso, la recomendación apunta a utilizar plántulas promedio por kilogramo de semilla, mínimo 12.000. La germinación se presentara entre unos tres y 12 días.

 

Producción en Vivero

Para la siembra de esta variedad de material vegetal, el autor entrega las siguientes recomendaciones:

  • Utilizar las semillas inmediatamente, no exponerlas al calor, sol o humedad, conservar la identificación y aplicar el tratamiento pre-germinativo obligatorio, indicado.
  • Sustrato de germinación: para cantidades pequeñas se recomienda Turba a fin de evitar la desinfección; para cantidades mayores, es conveniente la preparación de un sustrato de una parte de tierra por tres de arena; y evitar el uso de fertilizantes, gallinaza o humus para la germinación.
  • Desinfección del sustrato: emplear formol: un litro por metro cuadrado al 20% de concentración ó Basamid 50 gr por m², aplicado con el sustrato húmedo; en ambos casos se cubre el área cuatro días, con un plástico, y luego se remueve por tres días o más hasta que desaparezca el olor. La profundidad del sustrato no debe ser mayor a 15 centímetros.
  • La siembra de la semilla debe ser lo más superficial posible, pero cuidando que éstas no queden expuesta al aire o las destape el riego y que tiene por objeto mantener húmedo el sustrato durante la germinación. Así el riego no debe ser excesivo o deficiente; y debe contar con implementos de gota muy fina o nebulización para que no se destape la semilla.
  • Es necesario proteger la germinación de las condiciones extremas del medio, como lluvias fuertes, exceso de sol o calor y el asecho de roedores o pájaros; de allí que una opción sea usar sombra moderada (60% de sombrío) para proteger y disminuir la dependencia del riego, evitar la desecación prematura del sustrato y para mejorar las condiciones de este proceso.
  • Precisamente, para optimizar la germinación y una vez realizada la siembra (inmediatamente), es conveniente cubrir las eras con lona permeable de polipropileno, color verde, del tipo usado en las construcciones, hasta que se inicie la germinación. El riego se puede aplicar por encima de la lona. Se trata de una práctica sencilla, económica y muy beneficiosa para la producción.
  • En todos los casos se deben proteger los germinadores de la lluvia directa para evitar encharcamientos y aparición de problemas sanitarios; para este efecto se recomienda el uso de plásticos traslucidos, a una altura mínima de 80 centímetros. Las polisombras no son efectivas debido a que dejan pasar el agua de la lluvia.

Blog49

Trasplante

Una vez las plantas alcanzan entre 2.0 y 8.0 centímetrosde altura, lo ideal es trasplantarlas a bolsas y seguir los siguientes procedimientos: coordinar el llenado de bolsas con tierra fértil y cascarilla en una proporción del 20 por ciento, y disponer, indispensablemente, una malla sombra mínima o materiales similares del 65 por ciento, pues el trasplante jamás debe efectuarse bajo los árboles dado que la luz pasa, lateralmente.

Durante el procedimiento, es necesario extraen las plántulas, una a una, protegiendo la raíz del aire y del sol, pueden llevarse a un balde con agua fresca, sumergiendo únicamente la raíz  y sin presionar ni tallo ni raíz, para luego colocarlas en un hoyo profundo hecho con estaca en el centro de la bolsa, (con el sustrato húmedo) y con las raíces extendidas hacia abajo y rectas; paso seguido se aplican las micorrizas (1) a la raíz en una proporción de 5.0 a 10.0 gramos por bolsa.

 

Las plántulas deben permanecer en sitio durante dos semanas, ser expuestas luego y lentamente, a plena luz, para que crezcan y rustifiquen; y recibir riego diario, después del trasplante, de preferencia en las primeras horas del día o en las últimas de la tarde. Es importante anotar que una vez trasplantadas, algunas plántulas pueden presentar un aspecto poco vigoroso, verse deshidratadas, lo cual es normal los primeros días.

La última fase de la producción en vivero es la de crecimiento y desarrollo después del trasplante, periodo variable y que debe ser lo suficientemente largo para que los árboles alcancen una altura entre 12.0 y 25.0 cm para ser llevados a campo.

 

Producción a Raíz Desnuda y Pseudoestacas

Para producción a raíz desnuda, es necesario sembrar en  germinadores abiertos y cuando las plántulas alcancen 20 cm de altura (dos a tres meses), llevar a campo. Ya, para obtener pseudoestacas, el procedimiento es trasplantar las plántulas del germinador a eras, manteniendo una distancia de 20 x 20 cm y cuando alcancen entre 1.5 y 2.0 cm de diámetro, en el cuello de la raíz, podar la parte aérea 15.0 cm, dejando dos a tres yemas, y 20 a 30 centímetros de raíz, conservando sólo la principal.

Para la propagación vegetativa, lo conveniente es usar estacas provenientes de rebrotes o individuos adultos, con diámetro entre 2.0 y 5.0 cm y una longitud de 45 o 60 cm, y conservar dos o más nudos y una hoja superior; eliminando también los entrenudos terminal y basal muy lignificados.

Para este efecto, debe usarse ácido indol Butírico, ácido naftalenacético y ácido indolacético, en polvo o diluido en alcohol como enraizante, e introducir la base de la estaca por unos segundos y sembrar inmediatamente en un sustrato franco arenoso. No usar fertilizantes.

 

Plantación y Manejo SilviculturalBlog47

El tiempo estimado de esta especie, para aprovecharla como leña y su forraje es de 1 a 3 años; de 3 a 5 años para carbón y de 5 a 8 años para pulpa y tableros, considerando que, gracias a su rápido rendimiento, alcanza entre 20 y 80 m³/ha/año y 80 toneladas por hectárea, anuales de carbón y de 5 a 8 años para pulpa y tableros, considerando que, gracias a su rápido rendimiento, alcanza entre 20 y 80 m³/ha/año y 80 toneladas por hectárea, anuales de forraje.

Se trata de una especie, ciertamente de rápido crecimiento y fuertemente invasora –común a lo largo de caminos y carreteras y en campos abandonados en zonas secas– que rebrota vigorosamente y cuyos rebrotes se destinan a la obtención de varas tutoras para cultivos de tomate, fríjol, etc. Se siembra a 2.0 x 2.0 ó 3.0 x 3.0 metros de distancia, para la producción de pulpa; a 1.0 x 1.0 ó 1.0 x 2.0 metros para la producción de leña y forraje.

 

Influencia y Control de Plagas y Enfermedades

Puede sufrir defoliación, ocasionada por la Heteropsylla cubana, hecho que limita significativamente la producción de forraje para el ganado, mientras las semillas suelen ser atacadas por termites y las raíces por el hongo Fomes lignosus.

La mancha de la hoja, causada por Camptomeris leucaenae, la cual es una enfermedad potencialmente importante en Latinoamérica, también afecta la especie.

Para el control de hormigas (Atta sp.), se recomienda el uso de insecticidas que actúen por ingestión o contacto en los nidos previamente localizados, y el uso de cebos envenenados o plante fríjol canavalia cerca del vivero. Es posible controlar el ataque del hongos Camptomeris leucaenae que produce manchas en las hojas, quemando el material infectado, o utilizando fungicidas sistémicos de amplio espectro, de absorción radicular y foliar.

 

Blog48Características y Usos de la Madera

La madera de la Leucaena leucocephala presenta una densidad promedio de 0.5 a 0.7 g/cm³, y se caracteriza por ser poco durable pero de textura fina, presentar albura color amarillo pálido y duramen rojizo café claro. Es fácil trabajar y se seca también de manera sencilla, sin sufrir grietas o rajase. Es susceptible al ataque del comején y gorgojos de la madera.

Entre los usos del material se cuenta: el forraje para ganado bovino, cabras y ovejas, aves de corral y para estanques de piscicultura; en construcciones livianas, pisos, durmientes, cajas y guacales; como madera para minas, pulpa de fibra corta, y tableros de partículas y de fibra.

También es frecuentemente empleada en la fabricación de postes para construcción y cercas, como leña y carbón de alta calidad.

 

Junto con la madera, del árbol ofrece sus vainas para obtener tintas, sus semillas para goma y como material para artesanías; su follaje sirve de sombrío y los rebrotes se pueden manejar para la producción de varas tutoras. De gran valor para la producción de miel.

 

Cita

1) Técnica de Micorrización y aplicación de Rhizobium: Inocule el suelo micorrizado con hongos Micorrizas versículo arbusculares MVA y Rhizobium, mezclado con el sustrato en el momento del trasplante o peletizado con la semilla.

 

Fuente

** Enrique Trujillo Navarrete: Ingeniero Forestal MSc ha ejecutado diferentes proyectos en el sector oficial y privado. Ha sido instructor e

investigador nacional e internacional en temas silviculturales en México, en Centroamérica desde Guatemala a panamá y en Suramérica,

en Venezuela, Ecuador, Perú Bolivia y Chile. Actualmente, trabaja en El Semillero en la producción y comercialización de semillas, plántulas y servicios de reforestación. enrique@elsemillero.net